Un día escuché…

aceitunaUn día escuché  en voz de la Bebe “Como los olivos que sudan aceite…”  y es que esa verdad  regó mi sendero de la imaginación, pienso en el olivo como un árbol majestuoso, donado a la tierra para servir a la especie humana… Así como hay hombres y mujeres que se dedican al bien  del otro, del aquel, del que existe en mi ciudad y está también en silencio o en medio de todos …Porque como los olivos sudan aceite y hacen que los obstáculos resbalen para permanecer en cuesta arriva siempre por mejorar la vida en la tierra. Este planeta rodeado de historias, inmerso en porvenires que conocemos ,añoramos y sentimos latir. Es el árbol de la perennidad, de la persistencia, es mi árbol … Ese verde que me hace pensar en mis antepasados, en mis jóvenes de verde olivo, en mis montañas y mi ciudad aún cuando en sus tierras no se encuentre la planta,pero el concepto está justo en ella…