Una cuestión de género también con lenguaje.

Tomado de internet

Tomado de internet

En estos días mientras leía un comentario publicado en el artemiseño” La igualdad de género no se conquista con palabras” Me puse a pensar que cada día que pasa las mujeres debemos defender con más fuerzas nuestros derechos y deberes, en una sociedad que aunque si es cierto con el triunfo de la revolución ha brindado beneficios palpables para las mujeres, es muy difícil desmitificar el patriarcado, con el que por décadas desde tiempos inmemorables hemos convivido.
Y si bien es cierto que las palabras los y las no son las que determinan, estamos tratando de lograr una igualdad, una equidad que sí tiene que empezar por todos y todas y va desde incluir a la mujer en el discurso hasta dirigir un Ministerio.
Si bien en el sexo de los ángeles un libro escrito por Isabel moya se destaca que la noticia no tiene sexo pero si género, debemos aunque acústicamente parezca insignificante, ir resaltando a nosotros y nosotras como componentes de una sociedad que es real y que no porque se decidió, el sexo generalizador, tiene que ser sólo el masculino.
Plantea la directora de la Editorial Mujer “Las formas de la opresión y del silenciamiento se han reciclado y sofisticado hoy pero la esencia de una estructura social y un pensamiento que invisibilidad a las mujeres y le niega espacio a sus voces se mantienen”
Si los medios construyen una realidad representada que es la actualidad, debemos entonces representar una pluralidad y los múltiples enfoques de una realidad compleja.
Y si se influye en el proceso de producción de los contenidos, debemos hacerlo con perspectiva también de género: los y las, los niños y las niñas, el hombre y la mujer, los trabajadores y las trabajadoras.
Hay que comenzar a pronunciarlo, debemos evitar por lo tanto el sexismo a través del lenguaje y en este caso el ordenamiento de la sociedad a partir de decisiones verticales de poder y más allá que generar burlas con el tema se debe evitar el patriarcado.
Como defensora de la igualdad de género pienso que se debe empezar por Todos Y Todas es una cuestión de ver la realidad con una perspectiva y un enfoque de género.